Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

A pesar de tener tres bajas, el equipo compitió y estuvo muy cerca de llevarse los dos puntos. La presencia ofensiva de gente alta se nota y el rival supo leerlo hasta cierto punto del juego. Debutó Caraballo, el refuerzo temporario que acumuló 3 faltas casi consecutivas y se lo nota con ganas. Tantos, Marozzi, Alloati, las ausencias. El partido: de bajo nivel.

 

ESTADISTICAS DEL JUEGO AQUÍ:  https://www.fibalivestats.com/u/ADC/1468512/bs.html

Partimos de la base que el parate tiene una incidencia importante. En un calendario de los mas insólitos del mundo, que sólo la dirigencia de los clubes entiende, el descanso por las fiestas es un dolor de cabeza para los preparadores físicos y la Liga Argentina no es la excepción. Es cierto, se trata de un nivel profesional de competencia, pero en este partido se notó la dureza de los jugadores y la lectura, para entender de que se trataba este Echague-Union 2020.

Por empezar, Echague que venía de un envión anímico importante y se salió de perdedor, incorporó a un jóven valor entrerriano de Ciclista. Bien por ello. No desentonó y se animó a ser rueda de auxilio para el conductor natural que es Nacho Fernandez. 

Por el lado de Unión, el que mejor debería haber aprovechado el parate. Pero la enfermería atendió en navidad. Osores terminó el año 19 con una fuerte contractura, Marozzi con líquido en la rodilla, Alloatti afuera por 30 días y como frutilla del postre, 48 hs antes del choque regional, Lucho Tantos se resiente de una lesión. Para colmo, buscar reemplazo por 30 días en este mercado es magia pura. Allí habia puesto los ojos en varios, pero Caraballo, venezolano con antecedente en Rosario, le había gustado a la dirigencia y cuerpo técnico. Después de arduas negociaciones, el de Caracas llegó a 24 hs del match.

Asi arrancaron los dos el añ0 2020. Mitad de tabla cada uno en la segunda fase y con Echgue tratando de reconstruirse y Unión queriendo salvar la deuda de visitante.

EL JUEGO

No quisiera ser tan malo. Pero por momentos fue un dolorcito de ojos. Muchas imprecisiones, mucho tiro exterior, hasta que se acomodaron y empezaron a ver que negocio le convenía en el juego.  

Con un equipo bajo, Unión apostó desde un juego rápido para encontrar el tiro exterior al mejor ubicado. Echague, sabiendo de esa limitación del rival, le costó entenderlo un par de minutos hasta que Zilli pegó un par de gritos y entre Fernandez y Cancina, leyeron esa situación sacando los primeros réditos. Unión se fue quedando sin gol, se secó en ofensiva y empezó a mover el banco, allí apareció Osores con un par de bombas.

En el segundo cuarto, pobreza y austeridad de puntos. Ninguno de los dos se puso de aucerdo a que querían jugar. Durísimos para construir juego, pasaron 4 minutos de un juego muy malo. El pibe Pividori rompió la modorra, ingresó un par de minutos y la cosa empezó a tener otro color. El tate paso su peor momento, clavado en 27 y 10 puntos abajo, tenía un panorama complicado.

Es cierto, Echague no es que fue la supremacía, pero por ser mas paciente y haber leído situaciones propicias para sacar la diferencia, fue un poco más. El equipo de Bonel fue mas consistente, un poquito mas convencido y por eso la diferencia mínima en el descanso.

En el segundo tiempo arrancaron igual. Erráticos, imprecisos y sin despertar. Unión siempre desde atrás. Martínez empezó a tener mayor claridad en cuanto a la búsqueda y conexión con Jaime. Sumado a eso, Caraballo había tenido un buen ingreso pero fue Osores le que lo mantuvo con vida. Diego Garcia no tuvo la efectividad que su equipo necesita de él, y en línea general, la defensa tuvo momentos complicados porque Zilli castigó a su marcador y notó la diferencia que había en la zona pintada. No obstante, el tate se llevó el cuarto 17 a 12.

En el último cuarto, cartas en juego, Echague no entendió nunca por donde había que atacar. Union debía jugársela, aún con desventaja de nombres pero no de actitud porque se las ingenió para disimularlas.

Así de parejo fue que llegaron al cierre parejo y malo. De hecho lo mencionamos, con 60 puntos en 40 minutos no habla bien del juego. Rosso y Romero se sumaron a Zilli para conducir a su equipo. Gerónimo se animó a romper la primer línea, Romero ajustó la defensa y Unión castigó con Martínez, Jaime y otra vez Osores. 

Apresurado de manera innecesaria Echague, le dió vida a Unión que lo tenía perdido. Caraballo fue a buscar una pelota y consiguió un lateral a 17 segundos en ofensiva. Será cuestión mental o mérito del rival, pero lo concreto es que el equipo de Ponce no supo sacar un lateral y aprovechar en dos ocasiones. Todo terminó en una pelota sucia que quedó en mano de Osores, que intentó un lanzamiento con un rival pegado imaginando que el juez cobraría una infracción. Paso siguiente, enojo y calentura del coach, super entendible.      

Carnovale lo selló con los libres y chau partido para el tate. Reitero, partido de regular a malo donde se soltaron muy poco, atados por la propia necesidad de cada uno.

Los santafesinos continúan con la deuda de visitante y no puede revertir esa situación creo, entre mental y de apatía basquetbolística cuando sale de su casa 

Unión deberá jugar este domingo ante Sportivo América de Rosario en el Malvicino desde las 21 hs. 

 

 

 

 

 

 

COMENTARIOS

Go to top
Template by JoomlaShine