Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Por primera vez en el torneo y de local, a Unión le jugaron casi de igual a igual. El equipo no tuvo un buen partido y se sintió incómodo. Por estas horas, ni Marozzi, ni Tantos pueden regresar al rectángulo por diversas lesiones y molestias. El equipo, aún sin estar completo, sigue siendo protagonista por un gran plan de local. Ahora, es el turno de la respuesta de los jugadores para saber hasta donde llegar. Por Diego Vergara

 

La derrota frente a Ceres dolió. No caben dudas. Y no precisamente por esa bendita jugada de milésimas donde Godoy es fauleado en el aire, pero para los árbitros ya había finalizado el período de posesión del balón. No es excusa, Unión jugó mal.

Pero Unión viene mostrando dos caras totalmente distintas y con los mismos protagonistas. Hago un parate, el equipo nunca estuvo completo y sin embargo, supo estar puntero y jugar de lo lindo en el Malvicino.

Lo del domingo fue un alerta. Unión se confia demasiado y lo pagó no por el invicto, sino por desaprovechar situacionespor falta de maduréz grupal. Y no hablo de las personas, me refiero a las predisposiciones, según el lugar de cada uno. Esas mismas situaciones que despilfarró de visitante, aun haciendo buenos planteos desde lo táctico.

Pero como en toda nota, esto tiene un principio, un desarrollo y un final.

Empiezo por el principio. Equipo armado sin pívot natural. Equipo sin base titular por lesión. Equipo sin extranjero. Tres ventajas desde el vamos. Resultado: 15 partidos invicto de local. Resultado de visitante: sólo dos victorias.

No se trata de saber perder o naturalizar las derrotas. Los números lo indican pero también el juego. El equipo cambia de visitante, va más relajado, se muestra como un equipo que corre como nadie, pero por momentos, con escasez de órden y con una predisposición distinta a la que presenta de local.

Unión es el equipo que mas lindo juega. Muchos te lo indican y te lo marcan. Unión es un equipo que corre como pocos, o como nadie. Es todo cierto. Pero de local preferentemente. De visitante se nubla, de visitante es otra cosa.

¿Lo digo yo? No. La declaraciones pos partido de visitante se repiten. Nos falta madurar, no somos intensos y perdemos la brújula.

Bien, hay un reconocimiento del error o preferentemente, de los problemas a resolver. Defensivamente es un equipo demoledor. En ofensiva, el famoso básquet moderno, lo tiene bien en claro en el cómo y de que manera emplearlo.

Entonces, digo, llego Caraballo. Más que un reemplazo fue una solución y un aporte que sumó. Después si el jugador quiere seguir o no, o tiene ofertas, es otra cuestión.

El entrenador no se decidió y esperó. Tanto que Lucho Tantos nunca se pudo poner a todo, Marozzi volvió con problemas en la rodilla, sin embargo, Unión arriba y dentro de los cuatro primeros.

Unión es un equipo que juega lindo. Si. De local. De visitante pierde el hilo del juego muy fácil. El entrenador comete errores en cuanto a los sistemas, por allí no podamos coincidir con un cambio, pero es el personal que tiene y la campaña es POSITIVA.

Entonces, vamos al nudo. ¿Porqué de visitante el equipo cambia?, ¿es normal?. Si. Pero acá entran jugar los factores individuales de cada jugador, de cada componente dentro del rectángulo y su predisposición. De local, se luce de una manera vistoza, de visitante, tambien se juega al básquet y son 5 vs 5.

Una cosa es la predisposición. Otra, las ganas de ganar. La diferencia es como emplear esa predisposición que sufre una baja de visitante y convertirla en aptitud para cambiar ese rumbo negativo fuera del Malvicino.

A lo que voy, ganas tenemos todos. Intenciones, muchísimas. Predisponerse a una meta mas seductora, jugada y de plus de cada uno, depende de los jugadores.

Lamentablemente de visitante, uno ve una cosa totalmente distinta y a las pruebas me remito. No me quedo en el casi casi. Me quedo con un ritmo de juego de ratos, de una defensa de a ratos, y de desconcentraciones de postura y lectura de juego.

Con Ceres se sintió incómodo. Porque le jugaron de igual a igual. Unión como equipo, deberá aprender de esta lección si quiere llegar más arriba y no quedar en el intento.

Si tanto se habla de un grupo, de objetivos por sobre lo invividual, es momento de tomar cartas y dar muestras de carácter.

No estoy diciendo esto es un desastre y son malos jugadores. No. Estoy mencionando desde mi humilde perspectiva, que hay que dejar el conformismo por la ambición.

Se demostró que le ganó a todos. Los números lo avalan, y con productos locales.

Es momento de dar ese pasito distintivo. Pero depende de los jugadores. No es un escrito que apunte a Ponce y en algun jugador recaiga el peso de la responsabilidad.

Acá existe un capitán, hay tiempo para charlar pero sobre todo, de decidir hasta donde llegar y no, una nueva campaña de visualizar el conformismo.

Uno entiende que no es una empresa fácil. Pero si entiendo que los jugadores llegan a un momento que deben también tener su charla y replantear en esta gira, a que se apunta y con el material, en que debería hacerse fuerte. 

Mas que nunca ellos, los jugadores, son los que deciden dentro de la cancha. Lo de Ceres fue un alerta y deberá tomarse como tal.

Es cierto, no tuvo el equipo completo nunca. Tampoco hubo márgen para posibles cambios en un mercado muy difícil.

Está en juego el desenlace del torneo y la posición de cara a los play offs. 

Prefiero que dependa de Unión, y no de un desempate de algún otro equipo. Unión demostró que pudo.

Unión es un proyecto respetable. Unión es grande en el interior. Unión ha construido una fortaleza en el Liga Argentina.

Costó mucho trabajo llegar hasta aquí.

Por eso, el tema es, saber si el equipo esta verdaderamente predispuesto a dar ese pasito, y el famoso salto.

Veremos

 

 

 

 

COMENTARIOS

Go to top
Template by JoomlaShine